Calidad en nuestras estaciones de servicio

Desde hace 50 años trabajamos para ofrecerte la mejor calidad en el combustible para tu vehículo. Por eso, confiamos en la garantía que ofrece la excelencia de los carburantes Repsol. Y por eso, también invertimos e innovamos en todas nuestras estaciones de servicio, para mejorar los procesos de trasvase y almacenamiento de combustible. ddddddd

¿Cómo tratamos el combustible en Galuresa?

Además de cumplir con todos los requisitos que indica la ley, en Galuresa quisimos ir un paso más allá para poder ofrecerte el mejor combustible. 

Inevitablemente, a todos los depósitos de las gasolineras llega agua, bien procedente de la condensación o bien de escorrentías. Lo habitual, en otras estaciones de servicio, es que con regularidad variable y de un modo manual se introduzca una sonda en el depósito para de este modo detectar el agua y eliminarla. Este sistema está obsoleto, es impreciso y poco fiable.

En Galuresa quisimos ir un paso más allá para poder ofrecer un combustible garantizado 100% libre de agua. Por eso, dotamos todos los depósitos de nuestras estaciones de servicio, de un innovador sistema de SONDAS MAGNÉTICAS, capaz de detectar la presencia de agua con una precisión de una décima de milímetro. Tres veces al día, las sondas comprueban si existe agua y, de ser así, la eliminan inmediatamente evitando, de este modo, la proliferación de hongos, microorganismos, bacterias y levaduras.

 

¿Por qué es tan importante evitar el agua en los depósitos?

 

Aunque parezca que el mayor riesgo es que el agua se mezcle con el carburante y llegue al motor de nuestro coche, el motivo es muy distinto.

La presencia de agua en los depósitos de las gasolineras es sinónimo de hongos. Si no hay agua en los depósitos, no habrá hongos en el depósito de tu coche, lo que sin duda acortaría notablemente la calidad y vida de tu motor, al mismo tiempo que aumentaría el consumo de carburante debido a un mala combustión.

En Galuresa puedes repostar tranquilo porque, con nuestro sistema de sensores magnéticos, nuestros depósitos están libres de agua, hongos, microorganismos, bacterias y levaduras.